La madera en el Centro Ambiental del Ebro de Zaragoza

Publicado en General por lecumberri | 31 diciembre 2013

En el caso del Centro Ambiental del Ebro, el material está presente desde el origen del proyecto.

La situación del edificio en el Parque Lineal de Riberas que acompaña el curso del Ebro a su paso por Zaragoza, otorga una especial importancia a la inserción del edificio en su entorno, tanto a nivel urbano, topográfico y paisajístico, como desde un punto de vista material, sostenible y medioambiental. En este sentido, la madera es el material de construcción cuyo ciclo de vida implica un menor consumo de energía en su transformación. Además, la visión del edificio con la vegetación del entorno de la ribera nos permite apreciar las dos vidas de la madera, primero en los árboles en crecimiento, y después, conformado por el hombre comomaterial de construcción. Estas consideraciones, junto con la idea de la madera como materialesencial al que dotar de las más altas posibilidades de valor, uso y expresividad, han estado presentes desde el inicio del proyecto.

Las tablas de madera de ipe de 150×30 mm. conforman las distintas superficies del proyecto, exteriores e interiores, verticales y horizontales. En el caso de los paños ciegos de fachada, se trata de una fachada ventilada ligera, y las tablas se colocan machihembradas sobre un doble enrastrelado, vertical y horizontal. Para las celosías se utiliza el mismo tipo de tabla, en este caso, colocada perpendicularmente a la fachada, mecanizada ranurada en sus extremos, para atornillarla a una pieza en L de acero galvanizado, que queda oculta en la anchura de la tabla. Las celosías verticales se colocan replanteando tabla a tabla, para hacer coincidir la cara con la junta vertical de la fachada superior. Entre las tablas de celosía se coloca una varilla roscada a un metro del suelo. El dintel que separa la celosía de la fachada ciega superior también es de tabla de madera de ipe, en este caso, al ser de mayor anchura, su espesor es de 40 mm.

Para los pavimentos de madera, se colocan sobre un doble enrastrelado de madera de pino. En el caso del pavimento interior del vestíbulo o de la sala polivalente, las tablas se colocan machihembradas, mientras que en el caso del pavimento exterior, la separación entre ellas responde a la dilatación en función de las diferentes temperaturas. Con un sistema similar se ejecutan los techos de los porches exteriores y del vestíbulo, donde las juntas entre las tablas presentan continuidad a lo largo de sus cuatro superficies interiores. En el salón de plenos, sobre la superficie de vidrio que configura el mirador sobre el parque, el revestimiento interior de paredes y techo se realiza con listones de madera de 50 x 20 mm., separados 30 mm. entre ellos, montados sobre una subestructura de madera de pino acabada en color negro. 

La capacidad de la madera como “monomaterial”, que permite configurar las distintas superficies del edificio subraya otra de las ideas fundamentales del proyecto: la continuidad entre el exterior y los espacios interiores y la configuración de un recorrido público, tejido de tablas de madera de ipe, donde el paisaje y la materia, la naturaleza y la madera son prácticamente los únicos elementos  acompañan al usuario.

 

 

Fuente de la información AITIM

www.aitim.es /uploads/articulos/archivo_5742_2770612.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *