Construcción en madera. Resistencia al fuego

Publicado en General por lecumberri | 12 agosto 2015

La utilización de la madera como sistema constructivo o como elemento estructural ha acompañado al hombre a lo largo de toda la historia. Al principio, junto a la piedra, era el principal elemento constructivo. Posteriormente aparecieron nuevos materiales que relegaron su utilización. Actualmente la evolución de su tecnología permite obtener productos estructurales más fiables y económicos, y su mejor conocimiento, tanto desde el punto de vista estructural como ecológico y medioambiental, la permite competir con el resto de los materiales estructurales.

Desde el punto de vista ecológico, la energía necesaria para la fabricación de la madera es nula (el árbol utiliza la energía solar) y la energía consumida en el proceso de su transformación es muy inferior a la requerida por otros materiales.

COMPORTAMIENTO AL FUEGO DE LA MADERA

La madera y sus productos derivados están formados principalmente por celulosa y lignina, los cuales se componen de carbono, hidrógeno y oxígeno. Estos componentes la hacen combustible. Sin embargo la madera maciza no arde rápidamente y son realmente pocos los casos en los que en un incendio haya sido el primer material en arder.

Sin la presencia de llama, la madera necesita una temperatura en la superficie superior a 400ºC para comenzar a arder en un plazo de tiempo medio o corto. Incluso con la presencia de llama se necesita una temperatura en la superficie de unos 300º C durante un cierto tiempo antes de que se produzca la ignición. A pesara de que la madera sea un material inflamable a temperaturas realmente bajas, en relación con las que se producen en un incendio, es más seguro de lo que la gente cree por las siguientes razones:

– su baja conductividad térmica hace que la temperatura disminuya hacia el interior.

– la carbonización superficial que se produce impide por una parte la salida de gases y por otra la penetración del calor, por lo que frena el avance de la combustión.

– y al se despreciable su dilatación térmica no origina esfuerzos en la estructura ni empujes en los muros.

viga laminada quemada

Resistencia al fuego de la viga laminada.

La resistencia al fuego de un elemento constructivo se mide como el tiempo durante el que es capaz de seguir cumpliendo su función ( resistencia, estanqueidad, aislamiento) en una situación de incendio.

Este artículo es parte de una publicación en la revista de  AITIM

http://www.infomadera.net/uploads/productos/informacion_general_191_construccion.pdf.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *